Historia

El tablao flamenco Albayzín toma el nombre del barrio donde se ubica el 13 de agosto de 2001. Hasta entonces y desde el año 1971 fue la famosa Reina Mora. Convirtiéndose el último y único tablao de Granada donde cada noche el flamenco se convierte en el “Perfecto poema de lágrimas” que define Federico García Lorca.

Se encuentra en el privilegiado mirador de San Cristóbal, punto de referencia para todos los visitantes de Granada por su maravillosa vista de la ciudad, de la Alhambra y Sierra Nevada.

Este teatro-flamenco de decoración mudéjar es uno de los emblemas de esta plaza Albayzinera que abre las puertas al barrio declarado por U.N.E.S.C.O. Patrimonio de la Humanidad. Su antigüedad y solera no impiden que cumplan la normativa vigente en materia de espectáculos de la Junta de Andalucía (artículo 14-C de la ley 13/1999 del 15-Dic.), ya que posee puertas de emergencia, acceso a minusválidos y dispositivos contra incendios, además los usuarios disponen del seguro obligatorio de responsabilidad civil que en esta materia publica el BOJA número 152 y 151 de 24/12/2002.

Una capacidad de 150 personas situadas en forma de anfiteatro con diferentes palcos ubicados alrededor del escenario hacen que sus actuaciones resulten íntimas, vivas y directas al público que se siente involucrado en la magia del Flamenco. Durante la actual dirección han pasado por este emblemático escenario figuras del cante como Antonio Campos, Ismael Fernández, Víctor Charico, Encarni la Nitra, Chonchi Heredia, Antonio Manzanita..., figuras de la guitarra como David Carmona, Luis Mariano, Emilio Maya, músicos como Eloy Heredia, Julio el Cubano y del baile como Juan de Juan, Antonio el Chupete, Juan Ramírez, Adrián Sánchez y las dos últimas ganadoras del desplante minero del fastival de la unión, Fuensanta la Moneta y Patricia Guerrero. Figuras consolidadas y jóvenes que han pasado y lo seguiran haciendo para convertir nuestro tablao en el escaparate y el trampolín del flamenco Granadino.

La directora artística de nuestro tablao, Sensi Amaya, descendiente directa de los célebre Manuel y José Amaya, fundadores de las primeras zambras gitanas que deleitaron a Debussy, pone cada noche a su alcance un espectáculo profesional de 1 hora y 20 minutos. Doce de los mejores artistas del panorama flamenco de Granada completa esta zambra Albayzinera.